Top

¿Sabías que en la mayoría de ascensores de Japón el cuarto piso no está disponible? Puede parecer de broma pero Japón guarda un gran número de supersticiones que condicionan su día a día. Si buscamos un poco sobre este tema, podremos encontrar un montón de rituales y de situaciones que dan buena o mala suerte. Si te parece curioso, quédate hasta el final porque vamos a repasar las supersticiones más curiosas de los japoneses.

Los amuletos y Omikuji: Parte de las supersticiones

Parece que hablar de Japón es sinónimo de futuro y modernidad conservando su cultura y tradiciones, ¿verdad? Pues aunque parezca mentira, en muchas ocasiones los japoneses pueden cambiar su día a día debido a alguna predicción o símbolo de mala suerte. Esto nos puede chocar, pero para los japoneses, sus tradiciones y supersticiones están tan arraigadas que en la práctica es algo habitual.

En el caso de los amuletos podemos encontrar varios de ellos en la gran mayoría de templos. Tenemos por un lado los llamados «omamori», que los hay para tener buena salud a lo largo del año, atraer clientes, aprobar exámenes, encontrar pareja…etc. También podremos encontrar las tablillas «ema» para pedir buenos deseos y después dejarlas colgadas. En la noche de fin de año, estas son quemadas en una gran hoguera como agradecimiento a los dioses por cumplir todos los deseos.

Lo que también puedes encontrar en algunos santuarios o templos, son estructuras cargadas de papeles atados. Estos son los omikuji que según la tradición, pueden predecir la suerte que vas a tener a lo largo del año. Si uno de estos papeles te predice mala suerte, tienes que atarlo en una de las estructuras anteriormente mencionadas (antiguamente se hacía en los pinos cercanos) para que esta mala suerte no caiga sobre ti y se quede esperando en la estructura.

Supersticiones variadas

Como ya comentamos anteriormente, las supersticiones forman parte del día a día de los japoneses, y un claro ejemplo es por ejemplo las que giran al rededor del calzado:

  • Si estrenas zapatos nuevos y se mojan en un día de lluvia, cada vez que te vuelvas a poner esos zapatos también lloverá.
  • No es recomendable estrenar zapatos por la noche, ya que atrae a la mala suerte.
  • Si pones un zapato de la persona que ha escapado o huido en el horno de la cocina, la persona en cuestión volvería por su propio pie.
  • Si lanzas un zapato al aire, si cae sobre su suela el clima será bueno. Si por el contrario cae de lado, el día será nubloso y si cae boca abajo lloverá.

Los animales tampoco se salvan con las supersticiones:

  • El Maneki Neko o «gato de la suerte» que siempre lo verás en negocios como tiendas o restaurantes y que atrae tanto la buena suerte como a los clientes.
  • Si ves una araña por la mañana tendrás buena suerte, pero si la ves de noche traerá mala suerte por lo que tendrás que matarla.
  • Si se cruza un gato negro en tu camino, algo malo ocurrirá.

Las relacionadas con la vida y la muerte también son interesantes:

  • Si acudes a un funeral (ojalá que no), tienes que echarte sobre ti mismo un poco de sal para purificarte.
  • No es recomendable dormir con la cabeza apuntando al norte o tu vida será corta.
  • Los palillos no se deben clavar en la comida y menos en el arroz. Esto es debido a que los palillos solo se clavan de esta manera en los funerales.
  • Hay quién cubre los espejos antes de dormir para que no pasen espíritus malignos.
  • Está muy mal visto escribir el nombre de una persona en rojo, ya que es el color de la muerte.

Los números de la mala suerte

Para los japoneses hay ciertos números que prefieren evitar e incluso nombrar. Esto es debido a que la pronunciación de algunos de estos números se refieren a la muerte. Es el caso de los números:

  • El número 4 trae mala suerte porque se pronuncia igual que «muerte». Tal vez por eso hay 2 maneras de pronunciar el número.
  • El número 7 también se pronuncia igual que «muerte». Otro ejemplo de 2 maneras distintas de pronunciar el número.
  • El número 9 suena se pronuncia igual que «sufrimiento»

Las supersticiones que giran en torno a los números están tan arraigadas, que en algunos aparcamientos, plantas de hoteles, número de habitaciones…etc, no se numeran con los número 4, 7 o 9. En algunas ocasiones podemos ver que estos números directamente desaparecen, pero es muy común encontrarnos con una F para referirse a la planta 4 (Four) por ejemplo o también podemos encontrar la planta 3A y 3B.

Curiosamente las viviendas de los pisos 4, 7 o 9, (por mucho que lo camuflen) suelen tardar mucho en venderse y eso que tienen precios más bajos que el resto. Curioso, ¿verdad?

¿Te imaginas eliminar el 4 de tu edificio?

post a comment