Top

En el año 1949 hubo una convención sobre la circulación vial en Ginebra. Allí muchos países, incluido el mini mundo, discutieron la manera de establecer algunas normas igualitarias para favorecer el desarrollo y la seguridad de la circulación internacional y para dejar claro aspectos importantes a la hora de poder conducir en Japón, Italia, México…etc.

Llegados a un punto muerto, el representante de este mundo en miniatura, un jovencísimo Katori, dio un golpe en la mesa y dijo:

– Todos nuestros esfuerzos en esta convención serán elogiados si entre todos creamos un acuerdo para que nuestros carnets internacionales sean válidos en nuestros territorios. ¡Hay que ponérselo fácil a todo el mundo!

La sala permaneció en silencio unos segundos, mientras todos se miraban asombrados, hasta que el representante español empezó a aplaudir, seguido por todos los demás.

A partir de ese momento los habitantes de los países firmantes podrían hacer uso de sus carnets internacionales y, por lo tanto, conducir entre sus territorios. Esto incluye también a los bichines del mini mundo, aunque ellos ya podían moverse de manera invisible por donde quisieran.

¿CÓMO ALQUILAR UN COCHE EN JAPÓN?

Una de las mejores maneras de visitar el país es en tren. Gracias al JR Pass podemos exprimir al máximo este transporte, llegando a prácticamente todos los rincones de Japón de una manera cómoda y rápida. Sin embargo, en algunas ocasiones es preferible alquilar un coche, porque no nos cuadren los horarios del transporte público o simplemente para llegar en menor tiempo a nuestro destino. 

Puede que de primeras dé algo de vértigo enfrentarse a la conducción de un vehículo en un país desconocido, sobre todo en naciones con un idioma tan diferente, como es Japón. Aún así, desde ya, te adelantamos que no vais a encontrar dificultades y que la experiencia será muy curiosa.

Para alquilar un coche tienes que tener en cuenta lo que a continuación te detallamos:

1.CARNÉ INTERNACIONAL

Al inicio de este artículo hemos hablado de la historia de Katori en la convención de Ginebra de 1949, en la que algunos países firmaron una serie de normas igualitarias para favorecer el desarrollo y seguridad de la circulación internacional. Entre esas normas se estableció que los ciudadanos de esas regiones podían circular por sus territorios con sus carnes internacionales. Puedes ver aquí todos aquellos que forman parte del tratado y ver dónde puedes usar o no tu carné internacional.

En esencia este carne es una traducción a varios idiomas de tu permiso de circulación, que es emitido por la oficina de tráfico de tu país de residencia. En España es la DGT la que emite el carne internacional, con una validez de 1 año. Simplemente pides cita previa en tu oficina cercana, rellenas este documento, entregas tu carné de conducir, una foto tipo carné actual, pagas una tasa de 10€ y en unos minutos tendrás en tu poder el carné internacional. Recuerda que este trámite se hace ANTES de ir a Japón, por lo tanto recomendamos mirar con tiempo las citas previas de la DGT porque suelen estar las llenas las oficinas.

 

2.RESERVAR COCHE

En Japón hay un montón de empresas de alquiler de coches, siendo las más populares Toyota, Mazda, Nissan o Nippon Rentacar. También se pueden encontrar otras como Sixt, que es la que Katori siempre recomienda cuando le preguntan por temas de alquileres. Esta empresa no nos promociona, pero sí que nos gusta contar con ellos cuando visitamos Japón, ya que el servicio que siempre hemos recibido es bueno y nunca hemos tenido sorpresas al llegar. Además, si lo recomienda Katori, será por algo.

3.RECOGIDA DEL VEHÍCULO

Cuando llegues a la oficina de alquiler tienes que entregar tu carné de conducir, el internacional y tu pasaporte, que fotocopiarán para completar tu ficha. Una vez hecho esto te explicarán (al menos en Sixt, del resto de compañías desconocemos sus procedimientos) algunas de las señales originales japonesas, como el STOP, pues es distinto al occidental. También te informarán de que en Japón se conduce por la izquierda, que no podrás aparcar en zonas que no estén señalizadas como parking, que esta terminantemente prohibido conducir bebido y unas cuantas cosas más enfocadas a la seguridad.

Una vez tengas las llaves una persona de la oficina irá contigo para que los dos comprobéis los daños del vehículo, y así no tener que pagar en un futuro por posibles desperfectos que vinieran de antes. El empleado de la oficina te explicará cómo funciona el GPS del coche, cómo se arranca y alguna cosa más dependiendo del vehículo alquilado. Una vez termine toda la ceremonia de la entrega ya puedes comenzar tu aventura.

4.CONDUCIR POR JAPÓN

Conducir en Japón es una verdadera experiencia que a nosotros aún nos sigue sorprendiendo en todos los aspectos. A nuestros bichines, Katori y Titiro, les gusta mucho la seguridad, la limpieza y el mantenimiento de las carreteras niponas, a lo que nosotros añadimos también la amabilidad y educación vial de los conductores japoneses. A continuación te detallamos algunas cosas a tener en cuenta a la hora de conducir por Japón, para que así no te pille de sorpresa:

  • Se conduce por la izquierda. Y cuidado al girar una calle, no os quedéis con el coche en el carril contrario. Te lo digo por experiencia.
  • Los coches son automáticos, ten cuidado con querer usar el “embrague” porque puedes dar un buen frenazo. P es Parking (parar), D es Driving (conducir), N es Neutro (punto muerto) y R es Reverse (Marcha atrás).
  • Los intermitentes están en la parte derecha y los limpiaparabrisas en el lado izquierdo.
  • En Japón se conduce MUY LENTO, no te pases de los límites de velocidad. Los japoneses pueden ir más deprisa que tú pero no la líes y ve a la velocidad indicada en la vía: 40km/h para ciudad, 80-100km/h en autopistas y 30-60km/h en otras vías.

  • Prepárate para pagar muchos peajes en autopistas o puentes.
  • No aparques en ningún sitio que no este indicado como parking, pues podrían multarte.
  • Las salidas y algunas indicaciones están en japonés y alfabeto latino.
  • Los semáforos están situados enfrente del cruce donde te pares. Colócate en la línea de detención y espera a que se ponga verde o se ilumine la flecha de dirección del sentido al que quieras ir. Ya sabéis cómo es Titiro y me insiste en que os diga que, ante la duda, haced lo que haga el de delante.

5.REPOSTANDO GASOLINA

Otro de los posibles miedos que existen a la hora de conducir por Japón es repostar el coche con gasolina. Sin embargo, aunque la barrera del idioma pueda ser un obstáculo, no os preocupéis porque es muy sencillo.

Hay dos tipos de gasolineras: las que cuentan con personal y las que son de autoservicio. Las primeras son una maravilla porque no hace falta salir del coche. Uno de los empleados te indica dónde parar, te preguntarán por el tipo de gasolina (tendrás que mirar en los papeles del alquiler, aunque ya te adelantamos que la gran mayoría de coches en Japón son Gasolina a la que llaman “Regular”) y cuánto quieres repostar. En algunas gasolineras te limpian el parabrisas delantero y hasta te dan un trapo para que puedas limpiar tu salpicadero. Una vez haya terminado el repostaje, te darán la cuenta, pagas y otro de los empleados parará el tráfico para que puedas salir con la máxima seguridad.

Si vas a repostar en un autoservicio tienes que tener en cuenta el color de cada tipo de combustible: Rojo (Regular), Amarillo (Alto octanaje) y Verde (Diésel). Cada surtidor cuenta con una pantalla donde seleccionarás el combustible y la cantidad. Puedes encontrar con suerte alguna pantalla en inglés, aunque la mayoría están en japonés, pero de todas maneras no son tan complicadas y te puedes apañar perfectamente. Una vez seleccionado todo, puedes pagar con efectivo y en algunos casos con tarjeta. Al terminar el reportaje podrás continuar con tu camino.

6.DEVOLUCIÓN DEL VEHÍCULO

Y para terminar, cuando vayas a devolver el coche, recuerda que la gran mayoría de casas de alquiler te pedirán que lo hagas con el depósito lleno, por lo que dirígete a una estación de servicio cercana. Cuando llegues a la oficina entrega los papeles del alquiler, tu carné de conducir, el carné internacional y el pasaporte para finalizar el servicio. Una vez comprueben que todo está correcto, tu experiencia como as de las carreteras japonesas habrá llegado a su fin.

Conducir en Japón es una experiencia totalmente diferente y que puede darte mayor libertad a la hora de visitar algunos lugares y paisajes. En nuestro caso cuando visitamos Hokkaido, aún teniendo la opción de usar la red JR, preferimos usar el coche para poder llegar a lo más profundo de la isla. Nuestro consejo es que valores qué lugares quieres visitar y a partir de ahí considerar si alquilar o no un coche.

Sea como sea, no olvidemos dar las gracias a Katori por su gran aportación en la convención de Ginebra.

post a comment