Top

Más sobre Katori y Titiro: El mini mundo

Érase una vez un mini mundo lleno de vida, que se encuentra mágicamente oculto entre lo visible y lo invisible de nuestra percepción humana. El mini mundo es tan pequeño que si juntamos sus habitantes no llenarían un vaso, ni tampoco conseguirían desbordar un zapato. Los seres que habitan el mini mundo, suelen ser bichines de colores con formas diversas incluso con la apariencia de objetos cotidianos de nuestra realidad. Esto último suele ser peligroso, ya que a veces, muchos de los bichines se aparecen a los humanos adquiriendo el doble de tamaño y estos se piensan que son objetos de su día a día, llevándose consigo a un habitante del mini mundo sin saberlo. Los bichines del mini mundo actúan de observadores de nuestras vidas durante años debido a que se aburren mucho en su propio mini mundo. Es por eso que muchos de estos bichines, son a veces consejeros y guías de altas personalidades, que sin saberlo toman decisiones que seguramente un bichín del mini mundo le habrá guiado.

Nosotros tenemos la gran suerte de contar con la ayuda de 2 bichines del mini mundo y que han observado durante años las aventuras y vidas de muchos historiadores y guías de Japón. Somos muy afortunados de contar con ellos ya que de esta manera nos podrán ayudar a todos en nuestros futuros viajes a Japón con sus datos y consejos. Ellos son, Katori y Titiro.

¿Quienes son Katori y Titiro? Mi testimonio

Hace unos meses llamaron a la puerta con bastante insistencia y al abrirla me encontré con una caja sin ningún tipo de información del remitente. Con un poco de miedo, me senté en el sofá y comencé a abrir el paquete del remitente misterioso. Cual fue mi sorpresa, que una vez abierto en su interior no había absolutamente nada y confieso que respiré aliviado, porque me temía lo peor. Pasaron los días y cuando empece a trabajar en esta web, aparecieron en mi mesa 2 muñecos pequeños que me resultaron adorables y graciosos, pero que no sabía exactamente de donde habían salido. Según pasaban los días, estos muñecos aparecían en lugares de la casa que yo no había llevado llegando a pensar que mis dos gatos los movían de un lado a otro. Si con eso ya estaba extrañado, la cosa se torció mucho mas cuando empecé a descubrir que muchos de los textos que escribía se eliminaban y en su lugar aparecían otros con más información y más detalles de lo que estaba escribiendo, y casualmente los muñecos siempre estaban cerca. Yo soy muy niño en el fondo, y empecé a creerme que estaba ante un caso Toy Story, o a las malas en una peli de Chucky, por lo que decidí tomar cartas en el asunto. Coloque los dos muñecos en frente de mi y comencé a hablarles, preguntarles y hasta cantarles, pero nada, no se movían ni lo mas mínimo. Seguí durante horas hasta que se me ocurrió hablar de Japón y del contenido de la web. En ese momento los dos muñecos cobraron vida y respondieron a todas mis preguntas acerca de la cultura japonesa. No daba crédito de lo que estaba viendo, y mientras hacía lo que las pelis recomiendan de pellizcarse por si era un sueño, ellos seguían contando cosas sobre Japón. Pasado un rato, pude preguntarles quienes eran, de donde venían y ¡porque estaban en mi casa!

post a comment