Top

Nara es una de las visitas mas que obligadas en un primer viaje a Japón por muchos motivos, principalmente por ser una ciudad super tradicional que conserva gran parte de la esencia del Japón Medieval, sus templos y también por sus preciosos ciervos. Pero esta ciudad guarda varios ases en su manga y es que, durante los años 710 a 794 Nara fue capital de Japón (llamada Heijō-kyō) en lo que fue conocido como período Nara y que gracias a este intervalo de años, se construyeron la gran mayoría de templos y santuarios que podemos ver ahora. Este período es también conocido por tener 3 emperatrices reinantes: Genmei (707-715), Gensho (715-724) y Koken (en dos períodos 749-758 y 764-770).

A día de hoy es la capital de la prefectura del mismo nombre situada al sur de la isla principal de Japón (Honshū) y limitando con la prefectura de Kyoto, siendo además , desde 1998 Patrimonio Mundial de la UNESCO debido a su gran belleza y al perfecto estado de sus edificios históricos.

¿Qué te ofrece Nara?

Su cercanía con Kyoto y Osaka, hacen que Nara puedas disfrutarla cómodamente en una excursión de una jornada, o bien, si tu tiempo es limitado, puedes abordar la ciudad una mañana viendo los puntos mas significativos de la zona. En nuestro caso hemos hecho las dos opciones e incluso hemos hecho noche aquí disfrutando al 100% de la experiencia. A continuación te recomendamos algunos de los lugares que hemos visitado:

Parque de Nara. Este precioso parque te lo encontrarás de camino a los templos más representativos de Nara como el Tōdai-ji. Aquí te encontrarás con una de las figuras mas icónicas de la ciudad, los ciervos Sika. Considerados antiguamente como mensajeros de los dioses y en definitiva aceptados como figuras deidificadas, a día de hoy son animales protegidos que campan a sus anchas a lo largo del parque. Puedes alimentarlos con galletas sembei que venden en los puestecitos  que verás cerca de ellos. Para darles una galleta, tienes que acercarte a uno de los ciervos, levantarla por encima de tu cabeza y espera a que el ciervo te haga una reverencia, una vez te la haga puedes darle la galleta. Puede sonarte a broma, pero todos los ciervos lo hacen (Incluso los que hay en Miyajima). ¡Ah! Cuidado con otras bolsas de comida que lleves porque pueden comérselas sin reverencia ni nada.

Puerta de Nandaimon. Antes de llegar al templo Tōdai-ji cruzarás por la puerta de Nandaimon custodiada por sus dos grandes guardianes Niō.

Templo Tōdai-ji. Previo pago de 500¥ podrás acceder al salón Daibotsu-den, que es donde se encuentra el buda gigante de Nara. Este increíble edificio es a día de hoy el mas grande del mundo construido en madera y no es para menos, porque el buda es realmente enorme. Sin duda, es una visita obligatoria y que os va a encantar. A parte del salón del Daibotsu-den, puedes encontrar y visitar el Shōso-in, un edificio que guarda varias reliquias de la época del emperador Shōmu y la emperatriz Kōmyō. También hay una campana Shōrō considerada la mas grande de Japón,  y que no la pueden utilizar los turistas.

Nigatsu-do. Situado al este del salón Daibotsu-den y perteneciendo al complejo de Tōdai-Ji, se encuentra el Nigatsu-do. Gracias a su ubicación en el monte Wakakusa, tiene una de las mejores y bellas vistas de toda la ciudad de Nara.

Templo Horyuji. Es realmente un privilegio poder ver con tus propios ojos una verdadera joya como esta. Digo esto porque este es el templo de madera mas antiguo de todo Japón y también uno de los mas venerados del país. Construido en el año 607 y encargado a la empresa de construcción Kongō-Gumi, que es la mas antigua del mundo, y que sigue operando en nuestros días como filial de otro conglomerado de empresas. Realmente es impresionante.

Naramachi. El antiguo barrio comercial de Nara que aún guarda esa esencia japonesa que tanto admiramos.  Lo realmente curioso de estas casas es que están construidas a lo largo, y lo que a primera vista puede ser una diminuta estancia puede convertirse en una casa enorme con hasta patio y jardín trasero. Un paseo realmente precioso que seguramente te encantará.

Imagen de fun-japan.jp

La ruta de Mei

Los 15 metros del Gran Buda esperaban a Haruhi que con buenas noticias. Le sorprendió diciéndole que Mei está de camino a Kioto y que, pronto, todo habría terminado.

No dejes de visitar los lugares de la pequeña Mei y déjate llevar por la magia de Japón.

¿Dónde te puedes alojar?

Nara puede ser perfecto para pernoctar una noche y así poder recorrer toda la ciudad sin prisa a lo largo del día. A continuación te dejamos 3 opciones de alojamiento, las dos primeras ajustadas a presupuestos ajustados y holgados, y la tercera, la opción que elegimos nosotros en nuestro primer viaje a Japón:

Super Hotel Lohas JR Nara Eki. Este hotel está situado a escasos metros de la estación de tren y el precio es realmente bueno. Una opción cómoda para no perder el tren.

 

Noborioji Hotel Nara. Una opción un poco mas cara pero con la ventaja de estar muy cerca del templo Todai-ji y poder disfrutar sin prisa de todo lo que ofrece este gran complejo.

 

Guesthouse Nara Komachi. En nuestro primer viaje elegimos esta Guesthouse tanto por precio, limpieza y cercanía con la estación. Tenemos muy buenos recuerdos de este lugar y lo recomendamos.

¿Qué te gustaría comer?

Nara ofrece gran cantidad de platos típicos de la zona, pero los que mas destacamos son los siguientes:

Sushi de hoja de Magnolia. Un bocado muy frecuente en los festivales de verano y que no es mas que sushi de caballa envuelto en hoja de Magnolia. Una delicia que no puedes dejar de probar.

 

Bolas de arroz Mehari. Hechas con arroz tibio y envueltas en hojas de mostaza en escabeche. Su tamaño es realmente grande y su sabor aún más.

Los datos de Katori & Titiro

Con el tiempo ampliaremos la información de Nara según vayamos visitando más y más lugares de esta maravillosa ciudad. Mientras tanto, esperamos que os haya inspirado este artículo para organizar vuestro viaje.

post a comment