Top

Cuenta la leyenda que el monje Shōdō Shōnin buscaba un lugar perfecto para construir el primer templo budista de la región. Se topó con el río Daiya e implorando ayuda a los dioses apareció un gigante que tendió dos enormes serpientes formando un puente para que pudiese cruzar el río. Así, este monje comenzó la construcción de la gran mayoría de templos de Nikko, siendo además el mayor impulsor del budismo en Japón. La ciudad de Nikko está situada en la prefectura de Tochigi, a unas 2 horas de Tokio en tren, siendo una excursión muy famosa dentro de las actividades que puede ofrecer la capital. Cuenta con 2 mausoleos: en honor al primer Shōgun Tokugawa Ieyasu y a su nieto, el tercer Shōgun  Tokugawa Iemitsu. Ambos son impresionantes. El conjunto de santuarios y templos de Nikko son, desde 1999, Patrimonio de la humanidad según la UNESCO.

¿Qué te ofrece Nikko?

Tanto la ciudad como la zona de santuarios y templos puedes verla en una jornada tranquila (horarios de los templos y santuarios de 9:00h a 17:00h, así que planifica bien tu excursión). Aún así, el parque nacional tiene mucho más que ofrecer y seguramente te interese pasar una noche o varias para disfrutar al 100% de sus rutas de senderismo, Onsens y rincones maravillosos llenos de cascadas y naturaleza. En nuestra visita a Nikko sólo nos quedamos con la parte de santuarios y templos, pero tenemos pendiente volver para quedarnos un par de días y así disfrutar de toda la magia de este lugar. A continuación os mostramos algunas de las cosas que podéis hacer en Nikko:

Estatua Shōdō Shōnin. Cerca del templo Rinnoji podrás encontrar la estatua del que fue, según las leyendas, el fundador de la gran mayoría de templos de Nikko. Como detalle verás una pequeña fuente con 2 serpientes que, según la leyenda, fueron las que ayudaron a Shōdō Shōnin a cruzar el río Daiya.

Templo Rinnoji. Fundado por Shōdō Shōnin, es el templo más importante de Nikko. El edificio principal es el Sanbutsudo y guarda una colección de estatuas de madera laqueadas en oro que representan a Amida, Senju-Kannon y Bato Kannon, las tres deidades de la montaña de Nikko.

Santuario Toshogu. Este impresionante santuario en plena naturaleza contiene una lectura histórica muy importante, ya que alberga en su interior el mausoleo del primer Shōgun Tokugawa Ieyasu. Si bien este mausoleo era modesto y austero, el tercer Shōgun Iemitsu (nieto de Ieyasu), decidió honrar la figura de su abuelo ampliando y decorando todo el santuario. A día de hoy es una visita impresionante que te sorprenderá.

Mausoleo del Shōgun Tokugawa Iemitsu. Siguiendo la estética del santuario Toshogu nos encontramos con el mausoleo del nieto de Ieyasu. Cabe destacar que la decoración de este mausoleo es menos recargada que la de su abuelo, pues quería respetar su imagen.

Santuario Futurasan. Uno de los más antiguos de Nikko. Fue también fundado por Shōdō Shōnin, en el año 767. Originalmente fue budista, pero con el tiempo pasó a ser Sintoísta.

Puente Shinkyo. Este puente está situado a la entrada del complejo de templos y santuarios de Nikko, por lo que lo verás al entrar o salir de la zona. Es considerado uno de los 3 puentes más bonitos de todo Japón y puedes cruzarlo por 300¥.

La ruta de Mei

Cuando los ojos de la pequeña Mei se humedecían y amenazaban con llover, el espíritu del gran Shōgun Tokugawa Ieyasu apareció, se agachó a su altura y le dijo:

 “No estes triste pequeña Mei, encontrarás a tu madre. Y si tienes que llorar, que sea siempre para recordar”

No dejes de visitar los lugares de la pequeña Mei y déjate llevar por la magia de Japón.

¿Dónde te puedes alojar?

La visita a Nikko la realizamos desde Tokio y no pasamos la noche aquí. Aún así si estás interesado en quedarte unos días para disfrutar de todo lo que te ofrece esta zona, te proponemos 2 opciones de alojamiento según nuestra investigación por la red:

Nikko Station Hotel 2. Este hotel está situado muy cerca de la estación de tren y el precio es realmente atractivo, por lo que es una buena opción para pasar la noche.

 

Okunoin Hotel Tokugawa. Un Ryokan alejado de la estación de tren, aunque cerca del conjunto de santuarios y templos. El precio es un poco alto, pero merece la pena estar rodeado de naturaleza en un alojamiento tradicional.

 

¿Qué te gustaría comer?

Yuba. Es uno de los manjares más tradicionales de Nikko. No es más que la costra formada al hervir leche de soja. Se sirve cruda o formando parte de otras preparaciones.

Los datos de Katori & Titiro

Con el tiempo ampliaremos la información de Nikko según vayamos visitando más y más lugares de esta maravillosa ciudad. Mientras tanto, esperamos que os haya inspirado este artículo para organizar vuestro viaje.

post a comment